Archivos por Etiqueta: baile

Definiciones de diccionario

bailar.

(Quizá del lat. tardío ballāre, y este quizá del gr. πάλλειν, agitar, bailar).

1. intr. Ejecutar movimientos acompasados con el cuerpo, brazos y pies. U. t. c. tr. Bailar una polca

2. intr. Dicho de una cosa: Moverse sin salir de un espacio determinado. Le baila un diente El vaso baila en la vitrina

3. intr. Dicho de una cosa: Girar rápidamente en torno de su eje manteniéndose en equilibrio sobre un extremo de él, como hacen la peonza, la perinola, etc. U. t. c. tr.

4. intr. Retozar de gozo.

5. intr. Dicho de la vista: Adquirir o tener viveza.

6. intr. Equit. Dicho de un caballo: Ejecutar algunos movimientos irregulares y de índole nerviosa, ya andando, ya estando parado.

7. intr. Impr. Dicho de una línea, de una palabra, de un tipo o de un espacio: Desplazarse a un lugar no adecuado.

8. tr. coloq. Hond. matar (quitar la vida).

9. tr. coloq. Hond. robar (tomar para sí lo ajeno).

10. prnl. Cuba. robar (tomar para sí lo ajeno).

11. prnl. coloq. Cuba. Dicho de una persona: Tener relación sexual con otra.

12. prnl. El Salv. engañar (inducir a tener por cierto lo que no lo es).

baile1.

1. m. Acción de bailar.

2. m. Cada una de las maneras de bailar. El charlestón es un baile

3. m. Festejo en que se juntan varias personas para bailar.

4. m. Local o recinto público destinado a bailar.

5. m. Pieza musical destinada a ser bailada.

6. m. Espectáculo teatral en que se danza.

7. m. Arte de bailar. Es un maestro en el baile flamenco

8. m. Pieza breve de teatro cuyos principales elementos son la música, el canto y el baile, que se representaba generalmente entre la segunda y la tercera jornada de las comedias clásicas.

9. m. Alteración por error del orden de algo. Baile de cifras, de letras

10. m. Cambios reiterados de algo en su configuración o de personas en relación con el puesto u orden que ocupaban. Baile de fronteras, de ministros

11. m. coloq. Lío, pelea o altercado violento.

12. m. germ. Ladrón o delincuente.

Anuncios

Dancing frog legs

Gillian Wearing – Dancing in Peckam

Gillian se pone a bailar sin tapujos, como si estuviera en su casa en pijama pero en medio de un centro comercial.

LINK AL VÍDEO

Alquibla – Nas Al Ghiwan : la música del trance – 28 abr 1989

Desde su aparición, hace unos 16 años, el grupo musical marroquí Nas al Ghiwan ha profundizado en la tradición del sufismo popular de las cofradías islámicas, frente a otros modelos de canción más comerciales y cercanos al gusto occidental.

Dansa de la mort. Verges

La danza de la muerte de Verges, es un ritual por medio del cual las personas enfrentaban los desastres causados por las plagas o pestes en la edad media en Europa. 

SO DESTROYED

“I will wear… say ah, say ah
The call is for my eye, say ah, say ah
I call my inside out, say ah say ah
I will… never call, say ah, say ah
We move on.

We got this missing for, say ah, say ah
tonight… say ah, say ah
I am the… say ah, say ah
the ones who watch me go,
We move on”

Danza Abstracta y Psicodrama Analítico. Pina Bausch

“El cuerpo ya no es el obstáculo que separa al pensamiento de sí mismo”. Esta afirmación de Deleuze   (La imagen-tiempo, Estudios sobre cine 2, l985) reinstala al cuerpo en el dominio del pensamiento. Con Nietzsche ya se sugería un pensar desde el cuerpo. El cuerpo insiste y es esa pulsión vital la que lo fuerza a pensar. Su capacidad de metamorfosis y de vértigos nos fuerza a interrogar su régimen de signos y valores. La Danza-Teatro y el psicodrama analítico pondrán en cuestión los automatismos psíquicos y sociales. Siendo de este modo las pulsiones del cuerpo, sus vibraciones, su anatomía como destino y su morfo-fisiología las condiciones de posibilidad de los gestos, los que nos imprimen y dotan no sólo de una posición ética, sino también –y fundamentalmente– estética en la constitución de nuestra subjetividad. El vigor, la elegancia, el heroísmo o el júbilo no sólo responden a un talante ético, sino que originariamente son imágenes estéticas que proveen los cuerpos. El cuerpo así pensado se afirma como comportamiento y gesto.

Fuente: http://www.observacionesfilosoficas.net/artpinabau.html

BUTOH: “Mover diez centímetros el espíritu y siete el cuerpo”

“Mover diez centímetros el espíritu y siete el cuerpo” decía Zeami, el monje zen creador del teatro Noh.

Esa máxima también puede aplicarse al arte Butoh, una danza japonesa de gran expresividad que paradójicamente se nutre de la meditación y que intenta reflejar estados mentales. Eso se traduce en coreografías de movimientos lentos y a veces imperceptibles, ya que la verdadera actividad se realiza en la mente. Otras veces sorprende por lo grotesco de sus imágenes, consecuencia de una ansiada libertad espiritual y corporal que huye de la belleza en pos de una estética feísta que refleje los estados internos.
El Butoh exige de sus bailarines un intenso entrenamiento en meditación y artes marciales así como otras danzas tradicionales. La ausencia de una técnica psíquica concreta y la búsqueda de expresión del individuo -condicionada por el entorno cultural de cada bailarín- la convierten en una danza difícil de enseñar académicamente y con tantos estilos como intérpretes que la ejecuten.

La influencia del surrealismo, el expresionismo alemán -concretamente de la danza “Ausdrucktanz” creada por Mary Wigman- y la improvisación convierten al Ankoku Butoh -traducido como “danza de la oscuridad”- en un concepto ambiguo que muchos sitúan más cerca del teatro físico que del baile.

(…) Sin embargo, estas características no son indispensables para
realizar danza Butoh, ya que el único requisito obligatorio para que ésta se produzca es expresar la mente y el cuerpo del danzante.

Sin coreografías
A ello contribuye que en el Ankoku Butoh no hay coreografías fijas, generalmente, aunque la importancia que a éstas se le dé depende de la filosofía de cada formación. La integración de elementos dicotómicos es otra constante en los trabajos de Butoh, donde se busca la comunión entre opuestos como lo “elevado” y lo “bajo”, que topográficamente representan el cielo y la tierra y que físicamente se localizan en la cabeza y los órganos genitales.

Fuente: http://www.elcultural.es/revista/teatro/Butoh-La-danza-de-la-oscuridad/9488

Overhanging Rock at Glacier Point, c. 1900

2014-04-21 18.40.12-2

Emma Goldman bailando

En los bailes yo era una de las incansables y de las más alegres. Una noche un primo de Sasha [Alexander Berkman], un jovencito, me hizo a un lado. Con cara seria, como si me fuese a avisar de la muerte de unx queridx compañerx de lucha, murmuró que no era apropiado que una agitadora como yo bailara. Ciertamente no con tanto desparpajo y relajo. Era indigno especialmente de alguien que estaba camino a convertirse en una poderosa fuerza dentro del movimiento anarquista. Mi frivolidad sólo podía dañar La Causa. Me enfurecí ante la impúdica interferencia del muchacho. Le dije que se metiera en sus asuntos, que estaba cansada de que se me enrostrara La Causa todo el tiempo. No creía que La Causa que representaba un hermoso ideal, el anarquismo, la liberación y la libertad, la emancipación de las convenciones y los prejuicios demandara la negación de la vida y el goce. Insistí que nuestra Causa no debía esperar que me hiciera monja, y que el movimiento no debía convertirse en un claustro. Si significaba eso, entonces no la quería. “Deseo libertad, y derecho a la auto- expresión, el derecho de cada unx a cosas bellas y radiantes”. El anarquismo significaba eso para mí, y lo viviría así a pesar de las prisiones, las persecuciones, de todo. Sí, incluso en contra de la condena de mis propixs compañerxs de lucha, yo viviría mi propio ideal.
[E. Goldman – Living My Life (New York: Knopf, 1934), p. 56